Historia de vida gracias a los beneficios FLA

GENTE FLA

Dayron Gustavo Tamayo Gómez es operario de preparación, lleva 8 años trabajando en la Fábrica de Licores y Alcoholes de Antioquia, es padre de Camila Tamayo Restrepo de 9 años.

Camila ha practicado varias actividades deportivas y artísticas, destacándose en la natación, el ballet y el patinaje. Sus inicios deportivos se dieron gracias a que su padre hizo uso de los convenios que ha tenido la FLA desde hace muchos años con Comfama.

Ella, inició su participación en los cursos de Comfama cuando tenía 4 años, allí sus ganas de ser una deportista destacada empezaron a salir a flote, deseando entrenar sin descanso para tener el más alto nivel y poder alcanzar medallas de oro en las competencias más importantes a nivel mundial.

A medida que Camila avanzaba en la práctica de sus actividades deportivas, lo hacía en sus estudios; obteniendo así una mayor presión debido a la carga académica a la que se empezaba a enfrentar con su ingreso a la primaria. Actualmente se encuentra cursando cuarto grado de primaria en la Institución Educativa John F Kennedy del Municipio de Envigado.

Desde sus inicios, sus deseos de entrenar han sido más grandes que cualquier cosa; tanto que si por ella fuera, solamente se dedicaría a las actividades deportivas. Sus padres se han encargado de inculcarle la importancia del estudio para que tenga una mejor formación a nivel personal y profesional.

Como todo deportista que desea obtener grandes logros, Camila incluyo en su vida disciplina para poder rendir en sus estudios al igual que en sus entrenamientos, aunque lo estaba haciendo, ella, realizaba simultáneamente varias prácticas deportivas y artísticas.

El rendimiento en todas sus actividades era muy bueno, pero ya no daba abasto con el tiempo, así que debía elegir entre una de sus dos pasiones y enfocarse en la que más le gustara.

Durante varios días, sus padres no la llevaron a ninguna de sus prácticas deportivas para que tuviera tiempo de pensar y decidir. No fue nada fácil para ella, ya que soñaba con ser una deportista reconocida en todas las disciplinas que practicaba.

Después de pensarlo, ella eligió el patinaje como su gran pasión.

No ha sido un reto fácil para ella ni para su familia. Camila estudia de lunes a viernes de 7 a.m. a 3 p.m. y una vez sale de sus clases, su día continua porque debe dirigirse a los entrenamientos que también son de lunes a viernes de 4 p.m. a 6 p.m. en la liga de patinaje del Municipio de Envigado.

Su disciplina, esfuerzo y dedicación se han visto recompensados ya que tiene un excelente rendimiento académico al igual que deportivo, lo que le ha permitido participar en varias justas deportivas a nivel nacional.

Sus más recientes eventos deportivos fueron el Panamericano de Patinaje en Buga, Valle del Cauca en noviembre de 2016 y los Juegos Nacionales de Cartagena en marzo de 2017. Actualmente Camila continúa con su formación para participar en los juegos departamentales de patinaje.

Gracias al convenio de la Fábrica de Licores con Comfama y a todos los beneficios a los que pueden acceder los funcionarios, Camila hoy se destaca en el patinaje nacional como una excelente deportista.

Dayron al igual que su hija Camila y toda su familia son “Gente FLA”, gente que “Sueña en grande”.

Artículo realizado por: Melissa González López