Olga Isaza, una operaria con gratitud por la FLA.