8 consejos para evitar accidentes en el trabajo

· Contactos eléctricos: Es conveniente emplear con racionalidad los equipos y no manipular las instalaciones eléctricas.

· Fatiga causada por posturas o gestos inadecuados: Las posturas de trabajo son uno de los factores asociados a los trastornos musculoesqueléticos, cuya aparición depende de lo forzada que sea la postura, o del tiempo que se mantenga de modo continuado.

· Mantener un orden y una limpieza: Resulta imprescindible que el lugar de trabajo mantenga una higiene regular. Es necesario llevar a cabo una limpieza periódica de desperdicios, manchas de grasa, polvo, residuos y demás elementos que puedan ocasionar accidentes o contaminar el entorno laboral.

· Mantener una iluminación adecuada: Trabajar en un ambiente con poca luz puede provocar una fatiga visual, así como una mala regulación del brillo de la pantalla de nuestro ordenador o el hecho de que se reflejen brillos en el monitor, por ejemplo, de fluorescentes. Estar expuesto a un exceso de iluminación también puede provocar una situación de disconfort que desemboque en problemas de visión y fatiga.

· Controlar la carga de pesos que pueden dar cuadros de dolor lumbar. Al cargar con un peso conviene hacerlo adecuadamente, con los pies separados, flexionando las rodillas, acercando la carga al cuerpo lo máximo posible y elevando el objeto pesado realizando la fuerza con las piernas y no con la espalda

· Saber gestionar el estrés: Es importante saber reconocer las causas de nuestro estrés: familia, trabajo, dinero. Si se pasa mal en el trabajo, es necesario apoyarse en familia, trabajo, amigos. Efectúe ejercicios de respiración y ejercicio físico, tratando de evitar los licores y el tabaco. Aceptar lo que no se puede cambiar es importante al igual que intentar una compensación si la situación es seria o duradera.

· Evitar el ruido y tener una buena temperatura: El problema del ruido del trabajo es una de las enfermedades profesionales más comunes. Puede provocar riesgo de accidente, pérdida de audición, estrés y efectos fisiológicos adversos. Hay que controlar o minimizar las fuentes de ruido para que nuestra salud no se vea afectada, y disponer de una buena ventilación natural, en la medida de lo posible.

· Conocer la seguridad del trabajo: Reconocer el Plan de Riesgos Laborales de nuestro trabajo es algo fundamental. Tener localizados extintores, salidas de emergencia, saber cómo actuar en caso de accidente de trabajo o utilizar aquellos equipos adecuados y recomendados para labores específicas resulta imprescindible para evitar riesgos.