Movilidad sostenible

Con iniciativas como traer 200 nuevos taxis electricos a Medellín, se busca mitigar los efectos de las toneladas de CO2 que se emiten en la ciudad.

Un taxi eléctrico evitará la emisión de 3,2 miligramos de material particulado. Es decir que en 12 años cada taxi dejará de producir 2,3 kilogramos de PM 2,5 y 118 toneladas de dióxido de carbono.

Estos nuevos taxis no representan nuevos cupos para la ciudad, al contrario, pretenden reemplazar taxis más viejos y así migrar de una tecnología a otra. Esta iniciativa también va acompañada con la construcción de de etsaciones de carga eléctrica a lo largo de la ciudad, así como el funcionamiento de dos buses eléctricos que ya se encuentran operando.

“Le estamos apostando a la sostenibilidad y al medio ambiente”, expresó Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, quien recordó que en los próximos tres años se prevé que en la ciudad haya 1.500 taxis 100 por ciento eléctricos.

Este tipo de iniciativas quieren convertir a Medellín en el epicentro de la movilidad eléctrica en América Latina