Daniel Martínez, un operario orgulloso de la FLA.