Jóvenes de Medellín cambiaron las armas por la educación

Excombatientes, víctimas del conflicto armado o sus familiares, personas en edad extraescolar y algunas con limitaciones físicas. Son 25 medellinenses que coincidían en no haber tenido la oportunidad de estudiar y ahora son nuevos bachilleres.

Dejar sus vidas de violencia y vulnerabilidad les fue posible gracias al Modelo de Educación y Formación para la Reintegración (MEFR), que se adelanta a través de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN.

En Medellín, el proceso—que tuvo como resultado la graduación de los bachilleres en la institución educativa Juan Bautista— se realizó a través de alianzas con diferentes entidades e instituciones educativas, a nivel nacional. La estrategia busca abrir oportunidades para personas que prácticamente tenían rotos sus vínculos con la sociedad por diferentes circunstancias.

Según Lucas Uribe Lopera, director programático de la Agencia para la Reincorporación (ARN), el MEFR es una propuesta educativa flexible, que ofrece facilidades a personas con dificultades, vulnerables, y que en algún momento abandonaron sus estudios, para que puedan retomarlos y enrutar sus vidas. Se enfoca en darles oportunidades.

5.700 personas han sido beneficiadas en el país con el modelo de reincorporación.

Excombatientes, víctimas del conflicto armado o sus familiares, personas en edad extraescolar y algunas con limitaciones físicas. Son 25 medellinenses que coincidían en no haber tenido la oportunidad de estudiar y ahora son nuevos bachilleres.

Dejar sus vidas de violencia y vulnerabilidad les fue posible gracias al Modelo de Educación y Formación para la Reintegración (MEFR), que se adelanta a través de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN.

En Medellín, el proceso—que tuvo como resultado la graduación de los bachilleres en la institución educativa Juan Bautista— se realizó a través de alianzas con diferentes entidades e instituciones educativas, a nivel nacional. La estrategia busca abrir oportunidades para personas que prácticamente tenían rotos sus vínculos con la sociedad por diferentes circunstancias.

Según Lucas Uribe Lopera, director programático de la Agencia para la Reincorporación (ARN), el MEFR es una propuesta educativa flexible, que ofrece facilidades a personas con dificultades, vulnerables, y que en algún momento abandonaron sus estudios, para que puedan retomarlos y enrutar sus vidas. Se enfoca en darles oportunidades.

“Desde la ARN se ha venido construyendo un modelo que se adapte a las necesidades particulares de las personas, no solo que hicieron parte de los grupos armados sino que fueron atravesados por los distintos escenarios de violencia”, expresó.

En todo el país, el modelo ha beneficiado a 5.700 personas, precisó María Laverde Guzmán, directora de articulación territorial de la ARN.

El secretario de Educación de Medellín, Luis Guillermo Patiño, celebró los logros de las 25 personas y recalcó que “Medellín es una ciudad que siempre abre puertas a las oportunidades, porque la educación es la mejor manera de salir adelante”, a la vez que recalcó que, por los sacrificios para realizar sus estudios, “son ciudadanos con todos los derechos y la capacidad para aportar a la ciudad”.

El modelo se implementa actualmente en 12 departamentos y 40 municipios y ciudades del país.

Extraído de: http://www.elcolombiano.com/antioquia/jovenes-de-medellin-cambiaron-las-armas-por-la-educacion-GK7840459