La maleza crecerá en el Carlos Vieco hasta el 2018

En visible estado de abandono se encuentra el recinto que por más de 40 años recogió las expresiones culturales de Medellín. Su recuperación aún no tiene fecha definida.

Desde el 13 de diciembre de 2014, día en que la música se tomó por última vez el teatro al aire libre Carlos Vieco, la soledad acompaña al escenario que desde 1984 fue símbolo de cultura en la ciudad.

Elkin Ramírez, con Kraken; Juan Esteban Aristizabal o Juanes, con Ekhymosis; y Bajo Tierra, banda insignia del rock antioqueño, alcanzaron a pisar esa histórica tarima, que ayudó a la construcción de escena musical en los ochenta y noventa.

Ese 13 de diciembre, el festival musical Arriba las Banderas, organizado por la corporación cultural Tres de Corazón, reunió a varias bandas de rock y permitió disfrutar de este espacio que hoy habita la maleza.

Sebastián Mejía, vocalista de la banda Tres de Corazón y miembro de la corporación cultural que lleva el mismo nombre, recuerda que, en aquella ocasión, los organizadores tuvieron que dotar el escenario de algunas luces, pintarlo, podar el pasto y reponer bienes que se habían robado.

Según la Alcaldía de Medellín, son fallas estructurales y no estéticas las que aquejan este espacio, por lo que la intervención debe ser de fondo.

Estas reparaciones estarán ligadas al plan de protección integral que prepara la Administración Municipal para el cerro Nutibara y el cerro El Volador.

Atención por partes

Ana Cathalina Ochoa, subgerente de Planeación Estratégica la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU), confirmó que desde hace más de un mes se firmó un convenio con la Secretaría de Desarrollo Económico para revisar los determinantes urbanísticos y técnicos necesarios que precisan el Teatro y el cerro en general.

“Antes de empezar una intervención o prediseño, se tiene que formular un Área Prioritaria de Intervención (API), que tiene componentes ambientales, antropológicos, de redes, hidráulicos y todos los factores que se deben tener en cuenta”, agrega.

La API, explica Ochoa, busca revisar en su totalidad el cerro con todas las instituciones y actores que allí puedan estar involucrados, para así determinar qué se puede intervenir primero y qué no, sin afectar áreas de protección ambiental o predios que, por ejemplo, puedan pertenecer a otras entidades.

Según la funcionaria, elaborar las API puede tomar, como mínimo, siete meses y podría extenderse más, por lo que la fecha de intervención en el cerro, y más precisamente en el Teatro, se conocería en el primer semestre del 2018.

“Para este caso ya tenemos el imaginario de cómo queremos que los cerros sean intervenidos, pero estamos frenados por el tema normativo”, indicó. Además de los estudios, la EDU confirmó que es necesario revisar el Plan de Ordenamiento Territorial y, una vez listo, el plan de acción, esperar la aprobación de Planeación Municipal.

El Carlos Vieco primero

Desde el 2015, la Secretaría de Cultura firmó un contrato para la intervención de este espacio cultural. Por ahora, solo se contemplan los diseños de accesibilidad y de repotenciación del escenario.

Bajo estas condiciones, la recuperación del Carlos Vieco podría tener prioridad dentro del plan de acción que prepara la EDU, una vez que se consolide la API, ya que existe el contrato y se daría celeridad para ejecutarlo. Po

Daniel Carvalho, concejal de Medellín, señala que la recuperación del Carlos Vieco será integral y constituye una prioridad para la ciudad.

Por su parte, Carlos Villada Duque, gestor cultural y musical de Medellín, opina que estos espacios son el futuro de la cultura en la ciudad y deben ser cuidados.

“El abandono del teatro es una bofetada a la gente que hace cultura en la ciudad y este debe ser atendido”, sentencia.

 

Extraído de: http://www.elcolombiano.com/antioquia/en-que-va-el-plan-para-recuperar-el-carlos-vieco-BE7134553