¿Cómo puedes ahorrar energía en el trabajo?

La conservación de la energía es la manera más efectiva, rápida y barata de alcanzar reducciones permanentes y ahorrar energía.

  1. No enciendas las luces si no es necesario.
  2. Apaga las luces que no uses, aunque sean periodos cortos.
  3. Aprovecha al máximo la ventilación natural.
  4. Procura no dejar puertas o ventanas abiertas, sobre todo cuando los sistemas de calefacción o de aire acondicionado estén funcionando.
  5. Apaga los sistemas de climatización cuando las salas estén vacías. Enciéndelos sólo cuando alguien las utilice.
  6. Gestiona adecuadamente el consumo de energía de los equipos:
      • Ajusta el brillo de la pantalla del monitor a nivel medio.
      • Utiliza fondos de escritorio oscuros y salvapantallas negro, tras 10 minutos de inactividad.
      • Apaga la pantalla del monitor en paradas de unos 10 minutos y el ordenador cuando sean de más de 1 hora.
  7. Acumula los trabajos de impresión y las fotocopias. Hazlo por las dos caras y utiliza las funciones de ahorro de tinta, en blanco y negro o en función de borrador.
  8. Desenchufa los equipos cuando no se utilicen (al final de la jornada, fines de semana, vacaciones,…).
  9. Consume sólo el agua que necesites en los aseos y la cocina.
  10. Sube y baja por las escaleras. Ahorra energía y gana en salud.

Fuente: www.officinaseficientes.es